17 diciembre 2013

Comunicado del G.·.O.·.C.·. referente a la condena, por parte de la Conferencia Episcopal Española, de la consulta sobre la independencia de Cataluña

El Gran Oriente de Cataluña, Obediencia de la Francmasonería Universal mixta, liberal, adogmàtica y de ámbito catalán, quiere hacer públicas las siguientes consideraciones:

1. Que el pasado viernes 13 de diciembre la Conferencia Episcopal Española, por boca de su Secretario General sr. José Maria Gil Tamayo, calificó de "moralmente inaceptable" la consulta sobre la independencia de Cataluña que la Generalitat tiene previsto celebrar el próximo 9 de Noviembre de 2014.

2. Que estas declaraciones son de una extrema gravedad proviniendo de la jerarquía de la Iglesia Católica Española, jerarquía que arrastra un pasado de colaboración con aquellos que, en nombre de la unidad de España, usaron las armas para aplastar la libertad de todos los pueblos del Estado español, y con ella la voluntad democrática de autogobierno de la sociedad catalana.

3. Que estas declaraciones contravienen claramente uno de los fundamentos esenciales de cualquier sociedad libre, como es el autogobierno democrático, el cual constituye uno de los valores básicos defendidos universalmente por la Masonería liberal. La discrepancia sobre la forma y la oportunidad de un referéndum siempre es respetable, pero su condena como "moralmente inaceptable" es la condena del instrumento democrático más directo del que dispone cualquier sociedad moderna.

4. Que, con todavía más claridad, estas declaraciones contravienen otro de los fundamentos básicos de la libertad civil, como es la separación entre Estado e Iglesia fundamentada en el valor del laicismo, igualmente uno de los valores básicos defendidos en todo el Orbe por la Masonería liberal. Cualquier ciudadano o ciudadana, clérigo o laico, creyente o no creyente, tiene naturalmente el derecho inalienable a manifestar su opinión sobre cualquier asunto político; por el contrario, las instituciones religiosas como tales, la influencia de las cuales se fundamenta en un fenómeno estrictamente privado cómo es la fe, tienen que abstenerse de usar esta influencia privada en la esfera de la política, la cual tiene que quedar estrictamente subordinada al imperio de la razón pública.

5. Que estos dos valores, democracia y laicismo, son una parte fundamental e irrenunciable de la herencia del Siglo de las Luces, la cual constituye tanto la base elemental de todo aquello que valoramos de la civilización moderna, como una fuente inagotable de recetas contra los extremismos, la irracionalidad, el autoritarismo, la corrupción y las desigualdades que amenazan con destruir esta civilización. La jerarquía de la Iglesia Católica Española no es nadie para poner en riesgo esta herencia, que es ya patrimonio de toda la Humanidad.

6. Que animamos toda la ciudadanía catalana, clérigos o laicos, creyentes o no creyentes, a defender la democracia y el laicismo allá donde se encuentren amenazadas. Sabemos, en este sentido, que la Iglesia Católica catalana, como la española, está llena, en todos sus niveles, de buenos ciudadanos y ciudadanas, de los que tenemos la absoluta seguridad que sabrán estar a la altura de este momento histórico, y los cuales nos encontrarán siempre a su lado haciendo causa común en defensa de la libertad.

7. Que el G..O.·.C.·. arrecia su compromiso, ya expresado en ocasiones anteriores, con el ejercicio de la democracia en Cataluña, deseando que este conduzca al nacimiento de una República Catalana libre, democrática, laica y social, basada en los valores ilustrados de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, consagrada al Progreso y a la protección de los Derechos Humanos, y fundamentada en el principio que todos los seres humanos nacen iguales y dotados de ciertos derechos fundamentales entre los cuales figuran la Vida, la Libertad y la Investigación de la Felicidad.

Cómo dijo Benito Juárez, hermano Masón y padre del México moderno: "entre los individuos, como entre las naciones, el respecto al derecho ajeno es la paz".

Al Oriente de Barcelona, 16 de diciembre de 2013


Fuente: Página web del GOC

Traducción: El Masón Aprendiz

13 comentarios:

  1. Brillante defensa del laicismos pero no casa masonería y nacionalismo Hermanos. Lo siento. Fronteras no.

    ResponderEliminar
  2. Estimados Hermanos
    Uno de los principales principios recogidos por todas las constituciones es aquel que deposita la soberania nacional en manos del pueblo (no de un pueblo, una ciudad, o una región).
    Comprendo que Cataluña quiera ser independiente, pero si realmente somos democras y librerales, el referendun debería ser a nivel nacional; lo contrario implicaría renunciar a nuestros principios.

    ResponderEliminar
  3. Estimados:
    Para una unión es necesario que que las dos partes estén de acuerdo. Para una desunión basta que una de las partes no quiera más estar unida.
    Es el equilibrio natural de todas las uniones, sean del tipo que sean.
    En este caso, ¿Están todas las cartas en la mesa?


    ResponderEliminar
  4. No creo que sea inconstitucional una consulta popular, están previstas en los correspondientes Estatutos de Autonomía. Los tiempos cambian, y la Constitución debe de actualizarse. También es momento de escoger el Estado que queremos, Federal o Autonómico y si queremos República o Monarquía.

    ResponderEliminar
  5. Es respetable que los ciudadanos manifiesten sus preferencias, ya sea a través de democracia representativa o por referéndum. Pero en una comunidad del tipo que sea las decisiones de especial trascendencia deben ser tomadas por todos los participantes. ¿O solo se consultaría a los residentes en las plantas altas si hay que poner un ascensor en el bloque?

    ResponderEliminar
  6. QQ.·. HH.·.

    No nos engañemos, la mayoría de los estados independientes en los últimos 150 años, no han accedido a esta con "concenso" entre ambas partes (el caso de Checo-Eslovaquia, es practicamentge el único.

    TAF

    Irintzi

    ResponderEliminar
  7. Los Libertadores de Hispanoamérica eran la mayoría oficiales del ejército español que decidieron luchar y conseguir la independencia. Varios eran masones.

    Alfons Muja famoso cartelista, fue independentista respecto al Imperio astro-húngaro. Era masón.

    No confundamos nuestros deseos u opiniones con ser o no ser "buen" masón. Respetémonos HH.·.


    ResponderEliminar
  8. Queridos hermanos,

    El Gran Orient de Catalunya solo se posiciona respecto a la voluntat popular actual que predomina en nuestro (región, autonomia, nación, estado, que cada uno escoja lo que mas le convenga). En estos momentos mas del 70% de la representación, ejercida democraticamente por el Parlamento de Catalunya és favorable a una consulta. Evidentemente que en ningún caso defendemos las creación de Fronteras. Las únicas fronteras que debemos combatir son las mentales. Dejemos que el pueblo soberano decida. Es nuestra obligación como masones
    Antoni Castillo Gran Mestre del Gran Orient de Catalunya

    ResponderEliminar
  9. Queridos hermanos
    ¿No creeis peligrosa i involucionista la posición de la Conferencia Episcopal Española, respecto a la libertat de conciencia de una parte de la ciudadania? ¿Si eso no es motivo de preocupación de los masones, que postura debemos tomar?
    ¿Encerrarnos en nuestros templos?
    El ejercicio de la verdad y la libertat de conciencia a veces, escuece. Exige denunciar estos abusos i ejercerla como hombres y mujeres libres que pretendemos ser.
    Antoni Castillo Gran Mestre

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente, sea cual sea nuestra postura personal respecto al debate sobre la existencia del derecho a decidir y la consulta propuesta, no es de recibo que la iglesia católica declare una de las posiciones "moralmente inaceptable". Los masones sabemos que los debates no se sustancian realmente si se niega a una de las posturas la posibilidad de ser. Es muy sano lo que estamos haciendo en estos comentarios: debatir. Eso es justo lo que la iglesia católica pretende que no hagamos. No lo olvidemos.

    ResponderEliminar
  11. Buenas, queridos hermanos y hermanas. Soy un masón del GOC, aunque hablo a título personal. Quería comentar, des de el respeto fraternal, algunas opiniones expresadas por aquí.

    1. Nacionalismo, masonería y fronteras. La práctica totalidad de las Obediencias masónicas tiene un carácter nacional o regional. Funcionan sobre "fronteras", y muchas de ellas promueven abiertamente un patriotismo muy explícito (las GL's americanas o el GODF). Por no hablar de la amplia nómina de masones independentistas que han servido a alguna causa independentista, algunas con éxito (e.g. Washington en los EUA), otras sin él (e.g. Paoli en Córcega). Así que no hay contradicción, para nosotros, entre fortalecer el patriotismo catalán y, a su vez, promover la fraternidad entre los individuos como entre los pueblos. Mi manera de profesarte amor fraternal no es ni anularte a ti, ni anularme a mi, ni anularnos a los dos, sino reconocerte, respetarte y amarte por encima de las diferencias. Por encima, no eliminándolas, porque eso es justamente lo contrario de la tolerancia.

    2. No es cierto que todas las constituciones recojan el principio de que "la soberanía" resida en manos del conjunto de ciudadanos del Estado. Muchas ni explicitan este punto, con lo cual la cosa se abre a interpretación. En una democracia liberal ejemplar como Canadá, por ejemplo, el Tribunal Supremo, que es quien interpreta su Constitución, dijo explícitamente en 1998 que en caso de que una mayoría clara de quebequeses se expresase claramente a favor de la independencia, si bien estos no tendrían derecho a la independencia de manera unilateral, *tampoco* el resto del Canadá tendría derecho a ignorarles, por muy "soberano" que sea el "pueblo" canadiense; y que, de hecho, si los canadienses ignoraban a esa mayoría independentista quebequesa, podían acabar legitimándola para, ahora sí, proclamar unilateralmente su independencia.

    De todos modos, aún afirmando el principio de la soberanía nacional, la gran pregunta sigue siendo cual es la nación soberana. No está nada claro que deba serlo el conjunto de ciudadanos de un Estado en el que a nadie se le ha preguntado nunca si quiere o no pertenecer a él. Se trata, por lo demás, de una pregunta pre-constitucional, que ninguna Constitución puede responder so pena de caer en un ejercicio de lógica circular, dado que la nación soberana es justamente el poder constituyente (es anterior a toda Constitución).

    Y finalmente, por supuesto una cosa es determinar quién tiene la soberanía y otra muy distinta prohibir un referéndum. Si el Congreso es representante de la "soberanía" del pueblo español, Constitución en mano puede convocar un referéndum donde y cuando le plazca. Y en caso de que fuese inconstitucional (que, insisto, no lo es), basta la mayoría del PP y el PSOE junta para reformar la Constitución. Ergo, si no lo hacen es porque no quieren. No quieren que la gente en Cataluña exprese su opinión sobre este asunto votando. De nuevo: es un problema de voluntad política, no de leyes.

    Por lo demás, nadie en Cataluña se ha pronunciado jamás contra que se convoque un referéndum en el conjunto del Estado. Queremos un referéndum en Cataluña, pero si el Estado quiere además convocar uno en el conjunto de España, pues adelante. Nada que objetar. ¡Pero es que ni siquiera eso lo plantean quienes mandan en Madrid y en La Castellana!

    3. La comunidad de vecinos. No creo que sea una metáfora acertada, por muchas razones; pero si nos la tomamos en serio, entonces debemos reparar en que, efectivamente, uno no puede pintar la fachada sin preguntar a la comunidad de vecinos, pero también en que uno puede marcharse de allí cuando le plazca, sin necesidad de "pedir permiso a la comunidad". Y de lo que se está hablando no es de cambiar España, sino de marcharse (o no) de ella.

    ResponderEliminar
  12. 4. El punto clave del manifiesto, como algún Anónimo indica, es rechazar la condena moral de la CEE, que constituye (una vez más) una injerencia del poder religioso en los asuntos públicos, en un tema que evidentemente para el GOC es especialmente sensible. No podíamos dejar de explicar en el manifiesto nuestra posición, pero eso no es lo más relevante. En realidad, a mi personalmente me hubiese encantado ver a alguna Obediencia española criticando a la misma CEE por el mismo motivo y haciéndolo desde la defensa de la unidad de España. Aquí lo de la independencia es lo de menos. Lo importante es el nuevo ataque de la CEE contra la democracia y la laicidad. Desde luego, dudo mucho que el GOC declare nunca la "inmoralidad" del unionismo :-)

    5. Pluralismo de opiniones. El GOC es una Obediencia plural, lo ha sido siempre y no lo es menos tras este comunicado. Dentro hay hermanos independentistas y hermanos que no lo son. Pero el GOC, como cualquier Obediencia gobernada democráticamente, toma sus decisiones por mayoría, y en este debate hay una mayoría clara de hermanos a favor del derecho a decidir y la independencia. Lo cual no significa que cada miembro individual del GOC no sea perfectamente libre de opinar lo que quiera en este tema, e incluso de intentar persuadir a sus hermanos y a la Obediencia para que cambien de parecer.

    Lo mismo pasa en todas las Obediencias, en realidad. No creo yo que todos y cada uno de los masones del GODF sean contrarios al concepto de "laicidad positiva" de Sarkozy, pero la amplísima mayoría sí, y así lo expresa la Obediencia como tal cuando tiene oportunidad. ¿Hace eso al GODF menos plural? No creo. Y por lo demás, en Masonería liberal, quién no se siente a gusto en su Obediencia es libre de escoger otra que cuadre más con su sensibilidad, sin perder ni una gota de amor fraternal por el camino. La gracia de la Masonería liberal es justamente su pluralismo inherente. El mapa de Obediencias es plural y responde a sensibilidades distintas, y las propias Obediencias, sea cual sea su sensibilidad general, respetan la libertad de conciencia de sus miembros.

    6. Masonería y política. En fechas recientes, el Espacio Masónico de España emitió un comunicado criticando las políticas de recortes. *Eso* es hablar de política tanto como lo es opinar a favor o en contra de la independencia de Cataluña. Por supuesto puede haber algún hermano de convicciones conservadoras o neoliberales que no coincida con la opinión del EME, pero eso no hace que el comunicado en si sea un artilugio anti-masónico. Pues lo mismo con el del GOC que comentamos aquí. Lo que no pueden hacer las Obediencias es posicionarse en asuntos de partido. A partir de ahí, o compramos la prohibición estricta de "hablar de política" propia de Gran Logia de Inglaterra, o aceptamos que las Obediencias como tales pueden posicionarse en asuntos políticos no-de-partido, como lo hace habitualmente el GODF, como lo hizo hace nada el EME y como lo acaba de hacer el GOC.

    Recibid la TAF.·:

    ResponderEliminar
  13. Perdón, donde digo "Madrid y La Castellana" quiero decir "La Moncloa y San Jerónimo". Lapsus.

    ResponderEliminar

NORMAS DE USO EN LOS COMENTARIOS

Los comentarios están abiertos a todo los lectores, no tienen moderación previa. No obstante en el caso de "anónimos" es aconsejable utilizar un seudónimo identificativo con fin de facilitar el diálogo y las respuestas personalizadas entre usuarios.

No se permite el uso de descalificaciones, insultos o improperios contra personas o instituciones. De producirse, EL MASÓN APRENDIZ se reserva el derecho a eliminarlos y, en su caso, dar razón del hecho.

EL MASÓN APRENDIZ busca con ello facilitar el contraste de puntos de vista diversos con el fin del enriquecimiento mutuo, sin ánimo de imponer opinión, posición o conclusión. Tal como acostumbramos a hacer los masones en nuestras Tenidas.

EL MASÓN APRENDIZ pretende hacer accesible las formas masónicas a todos sus lectores, sean o no masones.

Gracias por visitarnos.

Related Posts with Thumbnails