13 diciembre 2012

Un Estado laico es necesario

La Constitución española no dice que España es un Estado laico.

Dice que “ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Además, asegura que “Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades”.

La Constitución española es hija de un tiempo de equilibrios, en que la iglesia católica tenía mucho peso, aún, a nivel político y social. Lo triste es que 34 años después no se haya avanzado ni un solo paso en la consideración laica del Estado, que el laicismo (o la laicidad, como queráis, que ambos significan lo mismo y ningún término debe tener connotaciones negativas interesadas) no haya sido recogido por la Constitución y, peor aún, que la práctica de la política se ubique tan lejos de ese “ninguna confesión tendrá carácter estatal”.

Solamente en la escuela privada
La iglesia católica sigue presionando al Gobierno, imbuida de una universalidad que ni tiene ni recuperará, dispuesta a convertir en ley sus principios morales. Es una entidad privada y puede tener los principios morales que quiera, pero lo que no es admisible es que esos principios, mayoritarios o minoritarios, sean impuestos al resto de ciudadanos, atropellando su libertad religiosa –que sí es establecida por la Constitución-.

Es necesario que España sea de una vez un Estado laico, porque el laicismo no es un marco para la anti religión, o el anti catolicismo, no es el gobierno impositivo de los ateos, ni la supresión por decreto de la necesidad de trascendencia de las personas… el Estado laico es la garantía del respeto a todas las creencias, a todas las confesiones religiosas, es el marco que garantiza que todas podrán ser practicadas en libertad, igual que será libre de no creer quien no crea. Eso sí, siempre en el ámbito privado, que es donde tiene sentido el ejercicio de la libertad de creencias y no en el ámbito público, que es el ámbito de la convivencia, del consenso y del respeto por las libertades de cada cual.

Un Estado laico garantiza que nadie impondrá una creencia por encima de las otras, ni una confesión religiosa ni el ateísmo o cualquier otra. Es un marco de convivencia neutral sin posiciones excluyentes.

El laicismo o la laicidad no es un adjetivo propio de las personas, sino de las instituciones. Las personas pueden ser muy creyentes y practicantes de cualquier fe religiosa, o de ninguna… son libres para elegir. Lo que debe ser laico es el Estado, las instituciones que nos son comunes, para que los creyentes no impongan su fe a nadie ni los ateos puedan prohibir la práctica de las distintas confesiones.

Buda, otro gran maestro de la humanidad
Por todo ello no tiene sentido que la religión católica sea una asignatura en las escuelas públicas y concertadas. Reconozco el derecho de los padres católicos a que sus hijos aprendan su religión, pero esto debe hacerse en las parroquias y en las escuelas privadas y no en las escuelas que pagamos entre todos, que son de todos y que deben respetar las creencias a de todos. En las escuelas se debe enseñar a los alumnos la importancia del hecho religioso para la humanidad, el fenómeno religioso a través de la Historia y las culturas, y cómo cada una de ellas ha intentado responder a las preguntas trascendentes. Pero la doctrina de una confesión religiosa concreta no debe enseñarse en la escuela de todos.

España sigue sometida a unas costumbres que atentan contra la libertad y la igualdad, a unas esclavitudes con la iglesia católica que no acaban de romperse gobierne quien gobierne, y ahora, además, con un Gobierno dispuesto a convertir en ley sus propios principios religiosos y morales. Un desastre para la libertad de pensamiento y de creencias, para la igualdad de los ciudadanos y para la democracia.

 Esther Mascaró 

5 comentarios:

  1. Transcribo dos acepciones que da el Diccionario de la Real Academia (DRAE) de 22ª edición

    1. adj. Que no pertenece o está adscrito a ninguna confesión religiosa.

    2. adj. Independiente de cualquier organización o confesión religiosa.
    La primera define al adjetivo “aconfesional”, la segunda al adjetivo “Laico, ca”.

    Agradeceré que alguien me explique la diferencia, pues yo no la encuentro más que en una intención engañosa de lo que es un sinónimo.

    Por ello seguiré interpretando que “Estado Aconfesional” equivale a “Estado Laico” y así y por darle gusto al texto de la Carta Magna seguiré reivindicando el “Estado Aconfesional o Laico”, salvo una explicación clara y convincente.

    Un Saludo, Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo,
    gracias por su comentario.
    Para mí existe una importante diferencia, puesto que ser aconfesional significa simplemente que no pertenece a ninguna confesión religiosa. O sea, ninguna confesión religiosa tiene carácter estatal, como dice la Constitución.
    En cambio, laico implica todo ese marco de respeto hacia todas las confesiones, creencias y no creencias del que hablo en el post.
    Laico va más allá de "independiente de cualquier confesión" e introduce otros compromisos de respeto y convivencia.
    Gracias de nuevo y un saludo,
    Esther Mascaró

    ResponderEliminar
  3. .."estado laico" no me da esa confianza..y da a ciertas especulaciones o mal interpretaciones ..mejor y claro es "libertad de creencias" .

    ResponderEliminar
  4. Estimado anónimo: La "libertad de creencias" es una cosa. La configuración del Estado con el carácter de laico va "un poco más allá" y no es exactamente lo mismo. Comparto la apreciación de la autora cuando diferencia entre la aconfesionalidad y la laicidad del Estado.

    ResponderEliminar
  5. Libertad de creencias es la frase.."estado laico"...suena a ambigüedad religiosa.En estas cosas hay que ser claras y directas.

    ResponderEliminar

NORMAS DE USO EN LOS COMENTARIOS

Los comentarios están abiertos a todo los lectores, no tienen moderación previa. No obstante en el caso de "anónimos" es aconsejable utilizar un seudónimo identificativo con fin de facilitar el diálogo y las respuestas personalizadas entre usuarios.

No se permite el uso de descalificaciones, insultos o improperios contra personas o instituciones. De producirse, EL MASÓN APRENDIZ se reserva el derecho a eliminarlos y, en su caso, dar razón del hecho.

EL MASÓN APRENDIZ busca con ello facilitar el contraste de puntos de vista diversos con el fin del enriquecimiento mutuo, sin ánimo de imponer opinión, posición o conclusión. Tal como acostumbramos a hacer los masones en nuestras Tenidas.

EL MASÓN APRENDIZ pretende hacer accesible las formas masónicas a todos sus lectores, sean o no masones.

Gracias por visitarnos.

Related Posts with Thumbnails