03 abril 2012

“Seamos laicos” de Jean Jaurès

A propósito de la edición del libro “Seamos laicos" que recoge cuatro artículos y el discurso “A favor de la enseñanza laica” en la Cámara de los Diputados de la República francesa en 1910 del intelectual y pacifista Jean Jaurès, reproducimos este interesante artículo.   

“Escuela pública y progreso social”

Por Antonio Aramayona, profesor de filosofía 

En las aulas debe brotar el auténtico ciudadano a través de una completa información, sin censuras.

La próxima gran batalla contra el conservadurismo se desarrollará con toda probabilidad en torno a la escuela laica", escribió Jean Jaurès en un artículo del 17 de enero de 1909. Recientemente, se ha publicado un librito ("Seamos laicos", Trama editorial) con algunas intervenciones y escritos de este profesor y parlamentario francés, también fundador de L’Humanité, donde puede constatarse nítidamente que sus análisis y propuestas siguen siendo de plena vigencia en la actualidad. Destaca entre ellos su Discurso ante la Cámara de Diputados en la sesión parlamentaria del 21 y 24 de enero de 1910.

Respetuoso con las personas y las tradiciones culturales de su país, Jaurès se esfuerza por aclarar que el laicismo nada tiene que ver con el anticlericalismo demagógico, sino con la Razón y la libertad de conciencia. De ahí su convicción de que la escuela laica es inequívocamente garante del progreso social, pues la educación está en la base de la democracia política y la democracia social.

Jean Jaurès
Cómo enseñar no es solo transmitir datos, pues se "enseña lo que se es" y enseñar consiste en comunicar "los principios esenciales de la libertad y la vida", la educación es un "acto de generación", ya que en la escuela debe brotar el auténtico ciudadano a través de una completa información, sin censuras ni cortapisas, y del cultivo de la libertad de reflexión plena y crítica. Una escuela ha de ser pública y laica, según Jaurès, porque es producto de la conciencia colectiva y del convencimiento de una nación de la eficacia moral y social de la razón, de que el objetivo educativo es generar personas racionales y críticas. Pues bien, eso y no otra cosa es lo que Jaurès entiende por laicismo y por escuela pública y laica.

El pueblo entero se otorga el derecho y el deber de educar desde la razón y la libertad a sus nuevas generaciones. Es el poder soberano del pueblo, que quiere ciudadanos libres, autónomos y dispuestos a ejercer sus derechos guiados por la razón y no por fórmulas de orden religioso o metafísico. La educación ha de fundarse, pues, sobre el principio de la razón, la laicidad y el pensamiento libre, y la escuela ha de ser necesariamente pública porque es un compromiso del pueblo por que todos puedan ejercer sus derechos mediante el desarrollo del pensamiento, la difusión de los saberes y de los derechos debidos a todo ser humano como persona y ciudadano libre.

Jean Jaurès pone en duda que pueda existir una enseñanza privada sustentada en tales principios, asumidos sinceramente. La escuela privada cuenta, sin duda, con el sostén y la cooperación de la Iglesia Católica, irónicamente descrita por Jaurès como "guardiana de las puertas del cielo y protectora de los tesoros de la tierra", reacia a aceptar sin ambages los resultados y los métodos de la ciencia, así como la auténtica y nuda democracia en libertad. Lucha por el poder, por conservar sus privilegios, lo que explica sus campañas falsarias contra la enseñanza pública, laica y racional, sin que, de hecho, pueda encontrar nada que constituya una ofensa para la conciencia de los creyentes. En realidad, se parapeta tras un aluvión de confusos subterfugios para no dejar que en el pueblo la escuela pública pueda formar a la ciudadanía en la plena libertad de conciencia y la democracia sin paliativos. Jaurès denuncia incansablemente que el conservadurismo reaccionario no tiene la mínima voluntad sincera de asumir una enseñanza pública y laica en la nueva Francia que quiere seguir desarrollándose como pueblo desde la Revolución.

No se trata de negar el derecho de las familias a educar a sus hijos o el derecho de toda institución privada a dar a conocer democráticamente su ideario, sino de establecer que por encima de todo está el derecho del niño a que "lo iluminen todos los rayos procedentes de cualquier lado del horizonte, y la función del Estado consiste en impedir que se intercepte una parte de esos rayos".

Uno de los muchos monumentos a Jaurès
En resumidas cuentas, la cuestión escolar va unida esencialmente a la cuestión social, y la escuela laica y el progreso social forman un conjunto indivisible. "No podemos olvidar ni la una ni el otro", afirma Jaurès, "y como republicanos socialistas, lucharemos por los dos".

Tres días antes de que estallara la Primera Guerra Mundial, Jean Jaurès, abiertamente pacifista y acosado sin tregua por las fuerzas chauvinistas y nacionalistas en plena eclosión por aquel entonces, fue asesinado por un fanático en un café de París. Su asesino, tras 56 meses de detención preventiva y finalizada ya la guerra, fue puesto en libertad por una resolución en la que los jueces declararon que "si el adversario de la guerra Jean Jaurès hubiera tenido éxito, Francia no habría podido ganar la guerra". La propia familia de Jean Jaurès hubo de pagar los costos del proceso.

Otro caso más de independencia judicial.


 
Libros publicados por Antonio Aramayona

“Sonrisas y lágrimas (con algún que otro bostezo) en la escuela”, “¿dios?”, "Del amor y otras soledades" y “Con Otra mirada”. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

NORMAS DE USO EN LOS COMENTARIOS

Los comentarios están abiertos a todo los lectores, no tienen moderación previa. No obstante en el caso de "anónimos" es aconsejable utilizar un seudónimo identificativo con fin de facilitar el diálogo y las respuestas personalizadas entre usuarios.

No se permite el uso de descalificaciones, insultos o improperios contra personas o instituciones. De producirse, EL MASÓN APRENDIZ se reserva el derecho a eliminarlos y, en su caso, dar razón del hecho.

EL MASÓN APRENDIZ busca con ello facilitar el contraste de puntos de vista diversos con el fin del enriquecimiento mutuo, sin ánimo de imponer opinión, posición o conclusión. Tal como acostumbramos a hacer los masones en nuestras Tenidas.

EL MASÓN APRENDIZ pretende hacer accesible las formas masónicas a todos sus lectores, sean o no masones.

Gracias por visitarnos.

Related Posts with Thumbnails