19 marzo 2012

La espada de Argüelles. Bicentenario de “La Pepa”.

Agustín Argüelles
El SCME  escoge Cádiz para un encuentro en el que revisan el papel de las logias en la inspiración de la Constitución de 1812

¿Fue la Constitución de Cádiz masona? La literatura antimasónica del siglo XIX así lo dice. Por eso, con desprecio, la llamaban La Pepa. El Supremo Consejo Masónico de España escogió ayer un salón de la entreplanta del hotel Barceló de Cádiz, en la víspera de la celebración del Bicentenario, para revisar el papel de sus ancestros en este hecho. Y su veredicto fue: no tanto.

Pedro Ingelmo 



Situemos a los masones. Enrique Tierno Pérez-Relaño, hijo de Enrique Tierno Galván, que inició ayer su intervención en el Supremo Consejo leyendo el prólogo de la Constitución del 78, escrito por su padre y que él calificó como un texto "protomasónico, al menos", dató la primera logia española en los años 20 del siglo XVIII. Durante tres siglos los masones fueron lo que hoy llamaríamos un lobby, es decir, un grupo de influencia.

Y los masones se alinearon con la Ilustración.
 
Pedro Álvarez y Joan Francesc Pont
En la primera ponencia, un mano a mano del catedrático de Historia de la Educación de la Universidad de Comillas, Pedro Álvarez, y el soberano gran comendador del Consejo Supremo Masónico, el catedrático Joan Francesc Pont Clemente, se había situado el pensamiento masónico de la época. Éste era cambiar, reformar, mejorar. Los diez millones de españoles de finales del XIX vivían en un estado "desastroso", como lo calificó Tierno, que puso como ejemplo el motín de Esquilache, instrumentalizado por los que querían que nada cambiara, pero que en su origen era "un motín de hambre, como tantos hubo".

Así se explica el estado de cosas, guerra aparte, en el que muchos años después llegan a Cádiz los delegados de unas juntas formadas por las clases acomodadas de las pocas ciudades grandes que hay en el territorio. Pero los masones no están. Los hay, pero no muchos. Santiago Castellà, profesor de la Universidad Rovira i Virgili, los reivindica: "Lo mejor de la Constitución de Cádiz es lo que tiene de la carta otorgada de Bayona". Porque es allí donde están los masones, que ven en Francia la posibilidad de avance de un país esclerótico, en manos de una monarquía enfrascada en las luchas intestinas de "Carlos, que no se enteraba; Fernandito, un conspirador; y Godoy, que sólo miraba por sus intereses", como los definió Tierno.

Bayona, siendo una carta otorgada, está emparentada con Cádiz. Adelantó la libertad de imprenta y la supresión del tormento. "En Cádiz -indica Castellà- se perdía tiempo en lo peregrino, se discutía si España era el pueblo elegido por Dios..." Y los masones, la mayor parte afrancesados, estaban en el otro bando de esta guerra civil. Pedro Álvarez reúne a masones y liberales en las logias del sur de Francia años después, cuando ambos exiliados, los unos por afrancesados y los otros por "el felón" Fernando VII, hallan caminos que concluirán en un constitucionalismo mucho más cercano a lo que entendemos por un estado moderno, "como los textos de 1869 y 1931".

No quiere decir que no hubiera masones en el Cádiz de las Cortes. Agustín Argüelles, el doceañista más célebre, lo era, y ayer, en el Consejo Supremo, uno de los asistentes desveló que está localizada su espada, un símbolo de gran potencia de un miembro de una logia. Está en manos de un anticuario y los masones quisieron recuperarla. Pero la espada cuesta 30.000 euros y, aunque nadie lo dijo, se percibió que las arcas masónicas no están, en tiempos de crisis, para gastarse un dineral en fetiches.


EL PERIÓDICO de Catalunya: Una revolución frustrada por Marc Carrillo, catedrático de derecho constitucional de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona

2 comentarios:

  1. Desde hace algún tiempo sigo, entre otros, este blog además de distintas fuentes de divulgación de la masonería. En algunas me pierdo entre siglas y nombres por mi condición de lego en la materia, no obstante, las exposiciones claras de El Masón Aprendiz me facilitan una información fácilmente asimilable dado mi escaso conocimiento.
    De un tiempo a esta parte aparece en el blog, con cierta frecuencia, información sobre el “Supremo Consejo Masónico”, del cual he encontrado en internet ciertas referencias y explicaciones enrevesadas e incluso, diría yo, contradictorias.
    Por todo lo expuesto solicito la ayuda de alguien que pudiera explicarme o indicarme donde encontrar, en forma clara y leguaje corriente, lo que es y el alcance del citado organismo.
    Con mi agradecimiento.
    Alejandro Rehort.

    ResponderEliminar
  2. Alejandro,

    El Supremo Consejo Masónico de España(SCME) administra lo que concierne a los grados filosóficos, también conocidos como Altos Grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, es decir del 4º al 33º y no tiene jurisdicción sobre los Talleres o Logias que administran y otorgan los tres grados de la Masonería Simbólica: Aprendiz,Compañero y Maestro. Estas Logias simbólicas se federan en una Gran Logia o Gran Oriente como sería el caso de la Gran Logia Simbólica Española o el Gran Oriente de Francia.

    En este caso los Maestros Masones de la GLSE que desean acceder a las "logias de perfección" escocesas lo solicitan al SCME y si éste los acepta ingresan en él.

    El REAA es el más practicado en España y en el mundo.

    No obstante también existe el Gran Capítulo General del Rito para España del Rito Francés, que serían los grados filosóficos correspondientes a este rito. Los Maestros Masones que lo deseen pueden solicitar ingresar en él. En este caso no se denominan grados si no Órdenes y van del 1º al 5º.

    Estos dos son los ritos practicados en las logias o talleres de la GLSE, aunque en España y el mundo existen algunos más.

    Atentamente,

    ResponderEliminar

NORMAS DE USO EN LOS COMENTARIOS

Los comentarios están abiertos a todo los lectores, no tienen moderación previa. No obstante en el caso de "anónimos" es aconsejable utilizar un seudónimo identificativo con fin de facilitar el diálogo y las respuestas personalizadas entre usuarios.

No se permite el uso de descalificaciones, insultos o improperios contra personas o instituciones. De producirse, EL MASÓN APRENDIZ se reserva el derecho a eliminarlos y, en su caso, dar razón del hecho.

EL MASÓN APRENDIZ busca con ello facilitar el contraste de puntos de vista diversos con el fin del enriquecimiento mutuo, sin ánimo de imponer opinión, posición o conclusión. Tal como acostumbramos a hacer los masones en nuestras Tenidas.

EL MASÓN APRENDIZ pretende hacer accesible las formas masónicas a todos sus lectores, sean o no masones.

Gracias por visitarnos.

Related Posts with Thumbnails