02 febrero 2012

Diego Martínez Barrio y la Masonería española en el exilio

M. Barrio también presidió la II República en el exilio
Volvemos para reseguir las huellas de la Masonería española en su exilio americano, concretamente las del M.·. IL.·. H.·. Diego Martínez Barrio. Así vamos recobrando una parte de nuestra memoria histórica asidos a una mano amiga, la del Hermano argentino Mauricio Javier Campos al que de nuevo volvemos a agradecer su trabajo y su demostrada fraternidad que tanto nos emociona.

El Masón Aprendiz 


Diego Martínez Barrio y la Masonería española en el exilio

Introducción

En su último discurso, pronunciado el 1º de octubre de 1975 en la plaza de Oriente, (Franco) declaraba, respecto a las críticas internacionales que habían levantado las recientes ejecuciones de militantes de ETA y FRAP: "Todo obedece a una conspiración masónico-izquierdista de la clase política en contubernio con la subversión terrorista-comunista en lo social". (1)

Autoridades del G.·. O.·. F.·. A.·. (Gran Oriente Federal Argentino, 1935-1957), con el Hermano Diego Martínez Barrio, presidente de la República Española en el exilio. Se destaca la presencia de los también españoles y exiliados Augusto Barcia Trelles (el primero a la izquierda) y Miguel Servera (el cuarto de izquierda a derecha), varias veces Gran Maestre de la Obediencia. Al lado de Servera (segundo de derecha a izquierda) aparece Virgilio Lasca, autor de una obra jurídico-masónica de vital importancia para la Masonería Liberal y que también fuera uno de los ideólogos, fundadores y Gran Maestre del Gran Oriente. 
.·.

Reconstruir la historia masónica de los diversos países es tarea complicada, siempre parcial y aún más dificultosa cuando los Obediencias y sus Logias sobrepasan cualquier límite, volcando su influencia más allá de su propio suelo y volviéndose de esta manera más universalistas. Dicha historia siempre estuvo jalonada por hechos que produjeron pérdidas de los documentos, actas y cualquier tipo de escrito, maximizado por la discreta, y sobre todo en su período inicial, secretista naturaleza de la institución. Cuando en pleno siglo XX, y aún mucho antes, la organización de las Logias ya permitía un ejercicio de registro habitual y completo de sus actividades, diversos sucesos conspiraron para la destrucción y pérdida de los respectivos materiales, testimonios, registros y archivos enteros. Más aún que en épocas pasadas y causando quizás mayores daños que las anteriores y superadas persecuciones del clero: Dos grandes Guerras Mundiales en 1914-1918 y 1939-1945, sumados a los extensos períodos de dictaduras y gobiernos fascistas.

Este saqueo y destrucción ha sido incalculable e inabarcable a través del tiempo, pero acentuado y dentro del contexto más reciente, se pueden mencionar las persecuciones en países de arraigada tradición masónica como Italia, Francia y España, etc. Diversas Órdenes padecieron las consecuencias, como El Derecho Humano, el Gran Oriente de Francia y, entre muchas otras, el Grande Oriente Español, este último casi llevado al exterminio durante los cuarenta años de brutal dictadura franquista y salvado únicamente por el accionar de sus miembros exiliados, personalidades en la mayoría de los casos con un caudal intelectual brillante y una labor insoslayable que dejó profundas huellas en países como México, Argentina y Uruguay. 

El peregrinar cosmopolita y la correspondiente adaptación de estos exiliados me resulta notable, al igual que sus ideas y su trayectoria e identidad masónicas, siempre coherentes a pesar de los vaivenes de su época. Los fragmentos dispersos son incontables, recogidos en numerosas publicaciones y medios, no siempre al alcance de la mano, y no todos los pedazos se pueden ensamblar sin provocar confusión. Pero por algún lado hay que empezar. Quizás esta breve reseña, que quise hacer accesible a todos los públicos de uno y otro lado del océano, enmarcada en los límites impuestos por un artículo y tal vez incompleta, pueda resultar viable para abordar aunque sea algunos aspectos y llegar a unas pocas de estas descollantes personalidades que supo dar la Masonería española, y cuyo legado se encuentra actualmente en pleno proceso de revitalización. He reciclado, para este caso, algún texto antiguo, al que le he anexado nuevas referencias y crónicas, como las que involucran la visita y estadía de Diego Martínez Barrio en los países del Río de la Plata.

Contexto y antecedentes

En 1891 establecía Frau Abrines (2) que existían las siguientes entidades masónicas en España y sus dominios:

Supremo Consejo de Colón, para Cuba y las islas de las Indias Occidentales de España, establecido en La Habana desde 1859.
Gran Logia de Colón e isla de Cuba, en La Habana, 1876.
Gran Logia Independiente Española, en Sevilla, 1880.
Gran Logia Simbólica de Puerto Rico, en Mayagüez, 1883.
Gran Logia Simbólica Catalana Balear, en Barcelona, 1886.
Gran Logia Simbólica Galaica, en Madrid, 1888.
Gran Oriente Español, en Santiago, 1889.
Gran Logia Simbólica de Andalucía, en Córdoba, en construcción.
Gran Logia Simbólica de Castilla la Nueva, en Madrid, en construcción.
Gran Logia Simbólica Provincial de Málaga, en Málaga, en construcción.

Miguel Morayta
Para 1900 quedaban en España el Grande Oriente Español con sede en Madrid y cuyo Gran Maestre era Miguel Morayta y la Gran Logia Regional Catalana Balear, asentada en Barcelona. Uno de los Grandes Maestres de esta última había sido Rossend Arús.
En 1903, una comisión formada por ambas Obediencias, estudia y aprueba un acuerdo cuyos dos principales puntos eran, 1º, que la Gran Logia Catalana Balear, que mantenía relaciones con 42 potencias masónicas extranjeras, le cedía el manejo de dichas relaciones al Grande Oriente y, 2º, el Grande Oriente por su parte reconocía la autonomía de la Gran Logia Regional para que actuara en Cataluña y las Islas Baleares, sin la intervención o injerencia del Grande Oriente.

Rossend Arús
El pacto no se sostuvo después de la muerte de Morayta, y ante la imposibilidad de lograr un nuevo acuerdo, las dos potencias extienden su jurisdicción a todo el territorio español. La Gran Logia Regional Catalana Balear cambia su nombre a Gran Logia Española y se integra en la Asociación Masónica Internacional, fundada en Ginebra en 1921. El Grande Oriente Español se reorganiza en 1923 y crea cinco Grandes Logias Regionales y otras dos más, una destinada a los asuntos de Puerto Rico y la otra para Filipinas.

Las dos Obediencias siguieron trabajando durante la dictadura de Primo de Rivera y después de establecida la República. En las Cortes Constituyentes de 1931 había, aparte de Ministros, Subsecretarios, Gobernadores de distintas provincias y Directores generales, 149 Diputados masones.

El Gran Consejo Federal Simbólico, elegido el 6 de julio de 1931, estaba constituido por masones notables:

Gran Maestre: Diego Martínez Barrio, Ministro de Comunicaciones; Primer Vicepresidente: Marcelino Domingo, Ministro de Instrucción Pública; Segundo Vicepresidente: Rodolfo Llopis, Director General de Primera Enseñanza; Tercer Vicepresidente: Enrique Barea, Secretario Especial del Ayuntamiento de Madrid; Cuarto Vicepresidente: Vicente Costales, Industrial y después Gobernador de Toledo; Gran Orador: Emilio Palomo, Gobernador Civil de Madrid; Gran Secretario: Emilio Plaza Vinuesa, Industrial; Gran Secretario Adjunto: Francisco de la Mata, Director del Colegio de Huérfanos de Correos; Gran Tesorero: Roberto Ruiz García, empleado; Gran Maestro de Ceremonias: José Gómez de la Serna, Abogado; Gran Hospitalario: Elías Palasí, Gerente de la Sociedad General de Librería; Gran Guarda Templo: Celso Joaniquet, Abogado y periodista; Vocales: Fernando de los Ríos, Ministro de Justicia; Juan Sarradell, Abogado y periodista; Pedro Rico Lopec, Alcalde de Madrid; Ramón González Sicilia, Catedrático y Diputado a Cortes; Demófilo de Buen Lozano, Catedrático y Consejero de Estado; Suplentes: Angel Rizo Ballona, Jefe de Marina y Diputado a Cortes; Gerardo Abad Conde, Subsecretario de Comunicaciones; Vicente Marco Miranda, Periodista y Diputado a Cortes; Fernando Valera, Periodista y Diputado a Cortes; Francisco Saval Motis, Farmacéutico y Diputado a Cortes; Pedro Vicente Gómez, Diputado a Cortes; Eloy Vaquero, Abogado y Diputado a Cortes; Adolfo Chacón de la Mata, Diputado a Cortes y después Gobernador de diversas provincias; Manuel Muñoz, Militar y Diputado a Cortes y Juan Santander, Diputado a Cortes.

Dice el articulista: "Durante el llamado "bienio negro" (1933-1935) del gobierno de Lerroux - Gil Robles, la Masonería española volvió a ser hostigada, aunque no se atrevieron a perseguirla abiertamente. Muchos hermanos estuvieron presos, algunos Templos clausurados y se realizó un intento de incendio del local del Grande Oriente en Madrid, por los falangistas de Primo de Rivera." La situación se agravó más aún con la Guerra Civil y la subida al poder del caudillo Francisco Franco. Pertenecer a la Orden fue declarado un delito.

Continúa el texto: "(...) Los templos masónicos fueron saqueados, destruidos los símbolos y herramientas del trabajo, y los archivos utilizados para perseguir tenazmente a los HH.·. que en ellos figuraban, apresándolos y sumiéndolos en mazmorras donde se les aplicaban toda clase de tormentos y vejámenes para que, en medio de sus dolores morales y aún físicos, delataran a todos los componentes de la Fraternidad."

Luego de la Guerra Civil y ya instalado Franco en el poder, este decretará en 1940 una ley que se denominó de represión a la Masonería y el comunismo. El Gran Maestre Martínez Gil intentó reorganizar el Grande Oriente en Francia, pero le fue impedido todo tipo de trabajo masónico por cuestiones de territorialidad, debiendo partir para México donde tuvo mejor acogida. En África del Norte un grupo de 70 HH.•. constituyeron una Logia llamada Ulises.

Más adelante anexaré como apéndice distintos documentos y testimonios de la época, recogidos en, y por, diversas y prestigiosas publicaciones y referidos al padecimiento de los exiliados españoles, republicanos y masones. Algunos de estos textos reflejan la tensión existente entre las distintas ramas en procura de adjudicarse la llamada Regularidad. Al respecto, Martínez Gil estrechará fuertes lazos con el Gran Oriente Federal Argentino - G.•. O.•. F.•. A.•, una Obediencia Liberal y Adogmática escindida de la Gran Logia Argentina del R.•. E.•. A.•. A.•. y que permaneció independiente durante el período 1935-1957 cuando en un pacto de unión con la Gran Logia dan nacimiento en 1957 a un nuevo Cuerpo Masónico distinto de los anteriores, la actual Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados masones.

El G.•. O.•. F.•. A.•. fue conocido como la masonería de los republicanos españoles en Argentina, aunque estos engrosaban las columnas de ambas Obediencias. Miguel Servera, también de origen español, fue Gran Maestre del G.•. O.•. F.•. A.•. en distintas oportunidades y visitó a Martínez Gil en México. También integraban la Obediencia Liberal Barcia Trelles, Juan Iniesta y Blasco Garzón, entre otros. (3)

Pero este fuerte influjo de la Masonería española ya venía desde los años veinte cuando sus delegados integraron las Asambleas constituyentes de la Gran Logia Nacional Argentina (1926-1932), a la cual también se afiliaron, como ya hice mención en un artículo reciente, los Talleres de la Gran Logia Filial Hispano-Argentina bajo los auspicios del Gran Oriente Español. En dicho artículo cité los siguientes datos: De los casi cuarenta Talleres que integraban la Gran Logia Nacional Argentina, los siguientes pertenecían al GOE: como Gr.•. Delegado, Juan Manuel Iniesta, Bermejo 6922, Liniers; "Renovación": Ven.´. Maest:´. José A. Naves. Secr.´. Pascual Martínez Belda. Templo Perú 345; "Acacia": Ven.´. Maest.´. Angel Hermida, Secr.´. Benigno Valle. Templo Perú 345; "Doce de Octubre": Ven.´. Maest.´. Juan A. Camba, Sec.´. Alfredo Fernández Lema. Templo Perú 345; "Res Non Verba": Ven.´. Maest.´. José M. Naves, Sec.´. Diego García Lidi. Templo Perú 345; "Lazo de Unión": Ven.´. Maest.´. Miguel Orfali, Sec.´. Hiram Moser. Templo Perú 345; "Macabeos": Ven.´. Maest.´. José M. González, Sec.´. Napoleón Benghiat. Templo Perú 345; "Diderot": Ven.´. Maest.´. Atilio Costa, Sec.´. Eduardo A. Pons. Templo Catriló, F. C. O.; "Lautaro": Ven.´. Maest.´. Antonio Carrillo, Sec.´. E. Perez Bellón. Mendoza.; "Luz de Hiram": Ven.´. Maest.´. José Lucena, Sec.´. M. Martínez. Mendoza.

Para no extenderme demasiado, se puede citar brevemente sobre el "Pacto de Unión y Solidaridad" de la Gran Logia Nacional con la Agrupación Masónica Española que: "Entre los Ilustres y PPdd.•. HH.•.Juan Manuel Iniesta en representación de la Agrupación Masónica Española en la República Argentina, y Luis Salessi, Gran Maestro de la Gran Logia Nacional Argentina, debidamente autorizados por las entidades que representan a este efecto, se celebra el presente "Pacto de unión y solidaridad", que tiene un solo y elevado objetivo: Unificar las fuerzas masónicas argentinas, para constituir en el Territorio Nacional una sola Potencia Masónica, que sea la única universalmente reconocida. Unidas y solidarias en este digno esfuerzo, como ya lo están por los lazos fraternales (...)" En el área de las Relaciones Exteriores se sostiene que "(...) Ha sido presentada por intermedio del Grande Oriente Español y apoyada por el Gran Oriente Lusitano Unido, nuestra solicitud de ingreso a la Asociación Masónica Internacional, cuya corporación alberga en su seno a casi todas las Potencias Masónicas Simbólicas del Universo, y en la próxima reunión que esta entidad realice, despachará favorablemente con seguridad nuestra solicitud, pues además de las Potencias mencionadas, contamos con la simpatía y el apoyo del Gran Oriente de Francia. Y una vez obtenido este ingreso, de hecho quedamos universalmente reconocidos como Potencia Masónica Regular. Al mismo tiempo se han intensificado y oficializado las relaciones con el Gran Consejo Federal Simbólico del Grande Oriente Español, cambiándose los respectivos nombramientos de Garantes de Paz y Amistad entre ambas entidades, habiendo recaído estas designaciones en los Ilustres y Poderosos HH.•. Diego Martínez Barrio, 33.•. y Luis Salessi, grado 30 (...)" (4)

Vuelvo al tema del exilio. En 1943, y con el apoyo del Supremo Consejo de los Estados Unidos de México, se constituye en aquel país el Supremo Consejo del Grado 33º de la masonería española exiliada que trabaja en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

En 1947 las autoridades establecidas eran:

Soberano Gran Comendador, H.•. Enrique Barea Perez (reelecto). Teniente Gran Comendador, H.•. Justo Caballero Fernández. Ex Gran Maestre de la Gran Logia Regional del Nordeste de España del Grande Oriente Español. Gran Orador, H.•. Eugenio Aráuz Pallardó. Ex miembro de la Gran Logia Regional del Centro de España del Grande Oriente Español. Gran Secretario General, H.´. Isidoro Sánchez Martínez, Ex Gran Maestre de la Gran Logia Regional de Levante de España del Grande Oriente Español. Gran Tesorero, H.•. José Fernández Armengol, Gran Maestre de la Gran Logia Española. Gran Maestro de Ceremonias, H.•. Francisco Reiguera Pérez, Consejero del Gran Consejo Federal Simbólico. Gran Cap.•. de Guar.•., H.´. Francisco Cantos Abad, Consejero del Gran Consejo Federal Simbólico del Grande Oriente Español.

Consejeros residentes en México: HH.•. Diego Martínez Barrio, ex Gran Maestre del Grande Oriente Español; Demófilo de Buen Lozano, ex Gran Maestre del Grande Oriente Español; Luis Umbert Santos, ex Gran Tesorero de la Gran Logia Regional del Nordeste de España; Odón de Buen y del Cos, ex Gran Maestre del Grande Oriente Español; Ángel Rizo Bayona, ex Gran Maestre del Grande Oriente Español; Fernando Valera Aparicio y Antonio Pérez Guasch, ex Consejeros de la Gran Logia Regional del Nordeste de España y del Gran Consejo Federal Simbólico del Grande Oriente Español.

Consejeros residentes en Buenos Aires, República Argentina: H.•. Augusto Barcia Trelles, ex Gran Comendador y ex Gran Maestre del Grande Oriente Español; Juan Manuel Iniesta, ex Gran Maestre de la Gran Logia Regional del Centro de España del Gr.´. Or.´. Español.

Consejero residente en Montevideo, República del Uruguay: H.•. José Estruch Ripoll, ex Gran Maestre de la Gran Logia Regional del Levante de España del Gr.•. O.•.Español.

Consejeros residentes en Francia: HH.•. Manuel Portella Valladares, ex Gran Maestre de la Gran Logia Regional del Nordeste de España, del Gran Oriente Español; Mateo Hernández Barroso, Gran Canciller del Supremo Consejo Gr.•. 33º en España; Julio Hernández, ex Gran Maestro de la Gran Logia Regional del Centro de España del Gran Oriente Español.


Miguel Servera, la Gran Logia "Valle de México" y el Grande Oriente Español en el exilio. El Gran Maestre del G.·.O.·. F.·. A.·. en su viaje a México en octubre de 1947. Aquí, según nos muestra la fotografía, reunido en un ágape íntimo con -de izquierda a derecha- el Gran Past Master IL.·. H.·. Valentín Rincón, el mismo Servera, el Gran Maestre IL.·. H.·. Pedro Téllez Maldonado y el Gran Maestre Lucio Martínez Gil. Fuente: Archivos del G.·.O.·. F.·. A.·. y Archivo Masónico de Argentina (1935-2012).
 .·.

Informe del Supremo Consejo de la Jurisdicción Sur de los Estados Unidos de Norteamérica sobre España en el exilio (extracto). Washington - 1945

Gran Comendador: Enrique Barea Pérez; Gran Secretario General: Isidro Sánchez Martínez; Dirección: Lucerna Nº 2, México, D. F. (5) Representante del Sup.•. Consejo de la Jurisdicción Sur: Augusto Barcia; su Representante ante el Sup.•. Con.•. en Washington: William S. MacCrea.

"(...) La situación en España, masónicamente hablando, no ha mejorado, pero creemos que pronto mejorará, cuando menos así lo esperamos. Al presente, sin embargo, este Gran Cuerpo (6), que permanece en el exilio en la ciudad de México, conduciendo, con actividad, todos sus trabajos, ha elevado a algunos masones a miembros activos, uno de los cuales era Gran Maestro de la Gran Logia, José Fernández Armengol. El Gran Maestro del Gran Oriente de España, cuando nosotros asistimos a la apertura del Supremo Consejo en el exilio, era Demófilo de Buen, y él estuvo presente, aún cuando él ha estado viviendo en Panamá. Hay bastantes otros miembros residiendo en este hemisferio.

Con respecto a la situación de España, transcribimos en seguida la carta recibida del Gran Secretario General Sánchez, fechada en abril de 1945. Dice así: "El Supremo Consejo Grado 33 para España y sus dependencias, aparte de todas las facciones y doctrinas políticas de carácter profano, no ha podido llevar su indulgencia al grado de no cumplir con el más elemental deber de defender aquellos principios que son los cimientos del edificio Masónico, y de aquello que, en el grado de Aprendiz, reiteramos nuestra adhesión y fidelidad a través de los juramentos sucesivos: Libertad, Igualdad y Fraternidad.

En España está abolida la Libertad. La fuerza se ha impuesto sobre el derecho. Una revuelta militar a la cual el pueblo ha hecho frente todo el tiempo que pudo y que, debido a su escasez de elementos de combate, fue despojado de un régimen que era la expresión de la soberanía nacional, decidida por la elección voluntaria en los comicios de 1931, que fueron legales, y garantizados por las circunstancias en las cuales estas fueron convocadas. Los defensores de la Constitución, que es la legal, han sido implacablemente perseguidos como verdaderos delincuentes.

En España no existe la Igualdad. Todos aquellos que están marcados como enemigos del régimen de Franco no pueden desempeñar los puestos que por sus méritos han obtenido en las diferentes dependencias de la administración pública, tales como Salubridad, Instrucción, Judicial, etc. Los doctores, arquitectos, ingenieros y otros muchos profesionales no pueden dedicarse a sus respectivas actividades, si estos no están clasificados como algo menos que devotos del régimen actual. Todos estos tienen que residir obligadamente en el lugar asignado por las autoridades. De hecho existen dos categorías de españoles: aquellos que esclavizan y aquellos que son esclavos.

La Fraternidad es un sentimiento que se ha extinguido en España, cuando menos bajo el régimen actual. Una persecución sangrienta termina seguida por ejecuciones, aumentando día a día el odio y el rencor, e imposibilitados todos para olvidar, para perdonar y vivir en armonía. Para aquellos de las filas masónicas que hemos defendido el principio de la Fraternidad, como una de las aspiraciones del alma humana, (vemos) como es aplicada a nosotros ya lo que se llama la Ley de Supresión de la Masonería, en la cual están contenidas penas severas para los masones, cuyas penas van en aumento en relación al grado que el masón ostenta en la Orden, hasta la de muerte, que es la más severa.

En San Francisco se abrió un histórico proceso que principiara con la condenación de los sistemas perpetuos, conceptos (y) doctrinas que han sido sacadas a la luz en esta gran tragedia que ha vivido el mundo en los últimos años. Sería injusto que ciertos intereses mezquinos de tradición, de conveniencia familiar, o de tutelaje político deban ser impuestos en contra de los intereses humanos que debe inspirar el caso de España para todas las conciencias rectas y que permitan que nuestro país y el pueblo sea tiranizado a la faz del mundo de la posguerra.

Nosotros únicamente estamos pidiendo que, por su conducto, contribuyan a formar alrededor del problema de España, una atmósfera que impida que esto suceda. Valiéndose de sus relaciones e influencias entre los Cancilleres, haciendo que los hermanos, escritores, profesionales, etc., traten el tema en sus periódicos y revistas en los que ellos colaboren; por medio de conferencias, por los procedimientos que su propia iniciativa determine, rogamos que Uds. colaboren con nosotros en la obra para reinstalar en España la libertades que arteramente le han sido arrebatadas por la fuerza.

En nombre de nuestros principios, dirigimos a ustedes esta petición, que estamos seguros tendrá buena acogida, con el espíritu de fraternidad y con el sentir honesto del cumplimiento del deber masónico. Les testimoniamos nuestra gratitud por la atención que Uds. se sirvan prestar a nuestra súplica y les enviamos todos nuestros saludos fraternales".

(Firmado) Gran Comendador: Enrique Barea Pérez. Gran Canciller-Secretario General: Isidro Sánchez.

El periódico de Nueva York el New York Times con fecha de julio 26 de 1945 dijo: "Un comentarista de la radio de Madrid declaró ayer que, la decisión tomada la última semana por las cincuenta naciones unidas en San Francisco para excluir a España de la nueva organización de seguridad mundial, es el resultado de una trama de la masonería internacional".

El hermano Martínez Barrio llegó a Washington, pero, para nuestra desgracia, no pudimos entrevistarlo. Es un miembro activo del Supremo Consejo y fue Presidente a Cortes cuando la República española fue derrocada. Desgraciadamente, todos estos hermanos han tenido mucho que sufrir y, en el caso del Gran Comendador Barea, hay que agregar la infección en los ojos que desgraciadamente le aqueja (...)
.·.

Expediente del Tribunal represivo franquista
Aparte de este informe del Supremo Consejo de la Jurisdicción Sur de Estados Unidos y, según los archivos del Gran Oriente Federal Argentino (7), se puede agregar que hacia 1949 la persecución aún era implacable. Existían brigadas antimasónicas que practicaban detenciones y a cuyas víctimas se les acusaba de "delito masónico", que tal es la calificación que se le aplicaba hasta en los documentos oficiales. Existía un tribunal único para toda España ("Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y del Comunismo") y un juez instructor militar para los procesos de Masonería, centralizada toda esta actividad en Madrid.

Los acusados eran trasladados a las prisiones esposados y mezclados con delincuentes comunes "y en vagones de ferrocarril de tercera clase, a la vista y en compañía de otros viajeros". A veces pasaban meses sin ser procesados y los Consejos de Guerra se celebraban "sin asistencia de los acusados ni abogados que les defendiesen". Las acusados eran sentenciados a penas de prisión "como autores de delito consumado de Masonería", "con la concurrencia de circunstancias agravantes de responsabilidad criminal" y se les inhabilitaba de por vida para el ejercicio de cualquier cargo del Estado, corporaciones públicas u oficiales.

Consignan los documentos:

"Estas condenas tendrían que ser cumplidas en un penal y debe hacerse constar que los masones, por considerarles peligrosos, no tienen derecho a ejercer ningún destino interior en la prisión donde se encuentren y que por lo tanto no "redimen pena por el trabajo". De todas maneras debe aclararse que la gran propaganda que de la "redención por el trabajo" hace el régimen franquista, toda es totalmente apoyada en falsedades, pues legalmente está establecido en el Código Penal, "que no tienen derecho a este beneficio los reincidentes", y en este caso se encuentran todos los políticos".

La Ley del 1º de Mayo de 1940 tenía aplicación retroactiva.

"La eminencia gris del Tribunal Especial es el subsecretario de la Presidencia del Gobierno, Carrero Blanco, que es quien bajo el seudónimo de "Juan de la Cosa", tiene por costumbre contestar de una manera soez, desde "Radio Nacional de España", a todas las denuncias que de una u otra manera concreta efectúan las radios y prensa internacional, contra la vulneración de los derechos humanos que lleva a cabo en todos sentidos el régimen franco-falangista".
.·.
                                     No os perdáis:

        Diego Martínez Barrio y la otra cara de su exilio

6 comentarios:

  1. Un extraordinario trabajo.
    Gracias, Mauricio. Gracias, Masón Aprendiz.

    ResponderEliminar
  2. Mª José Navarro2/02/2012 11:57:00 a. m.

    Muchas gracias por tu aportación al mayor conocimiento historico.
    recibe un T.A.P.ciest

    ResponderEliminar
  3. Gracias a El Masón Aprendiz por devolvernos poco a poco nuestra memoria histórica tan maltratada en estos momentos por el oscurantismo que vuelve a reinar en este país.

    HH.·. No olvidemos que muchos de los que fusilaban los fascistas al amanecer y siguen en las tumbas anónimas eran de los nuestros. ¿El crimen de los Masones: ser librepensadores y partidarios del estado laico.

    Irintzi

    ResponderEliminar
  4. ¿Donde parará esto?
    Los "conformistas" con aquella época están en el Gobierno,nunca han condenado aquellos infames sucesos; no sólo contra la Masonería sino contra la libertad, la democracia y la ciudadanía. Hoy tenemos "sub iudice" a un juez que se atrevió a cuestionar un infame pretérito, se critica la educación ciudadana, se anulan derechos peleados y adquiridos y se rinde homenaje póstumo a un fascista recalcitrante disfrazado de demócrata ... ¡y justo empiezan!

    Lo tenemos JOD***

    ResponderEliminar
  5. Que nadie se preocupe, a la época de franco no volvemos ... volvemos a la santa inquisición.

    ResponderEliminar
  6. Al Querido Hermano Frau Abrines en 1891 le faltaban unos cuantos datos de Obedeincias.
    Jason

    ResponderEliminar

NORMAS DE USO EN LOS COMENTARIOS

Los comentarios están abiertos a todo los lectores, no tienen moderación previa. No obstante en el caso de "anónimos" es aconsejable utilizar un seudónimo identificativo con fin de facilitar el diálogo y las respuestas personalizadas entre usuarios.

No se permite el uso de descalificaciones, insultos o improperios contra personas o instituciones. De producirse, EL MASÓN APRENDIZ se reserva el derecho a eliminarlos y, en su caso, dar razón del hecho.

EL MASÓN APRENDIZ busca con ello facilitar el contraste de puntos de vista diversos con el fin del enriquecimiento mutuo, sin ánimo de imponer opinión, posición o conclusión. Tal como acostumbramos a hacer los masones en nuestras Tenidas.

EL MASÓN APRENDIZ pretende hacer accesible las formas masónicas a todos sus lectores, sean o no masones.

Gracias por visitarnos.

Related Posts with Thumbnails