16 agosto 2011

¿Está en cuestión la aconfesionalidad del Estado?

La Libertad abraza y besa a la Justicia
"La Constitución establece un Estado laico con todas las consecuencias" 

José Antonio Martín Pallín 

En estos tiempos que arrecia la campaña contra el laicismo, como si este se tratara de una horda negadora de los derechos a mantener o practicar una creencia religiosa, nos da la impresión –por decirlo de alguna manera- que a este Estado que es constitucionalmente aconfesional, se le quiere imponer una especie de sharia respecto a temas que, como en cualquier sociedad laica,  solo pueden y deben estar en manos de los legisladores,
como el matrimonio gay, el aborto, el derecho a una muerte digna y, por supuesto, la insistente exhibición de símbolos católicos en centros educativos públicos, en actos institucionales de las administraciones públicas o la presencia de militares custodiando figuras religiosas. A todo esto hay que añadir –ante la próxima visita del Papa- las declaraciones de totalizante confesionalidad del presidente del Tribunal Supremo Carlos Divar, del cual cabría esperar una exquisita neutralidad, o las no menos asombrosas de un vocal del Consejo General del Poder Judicial José Fernández-Carnicero, que en un arrebato de magisterio jurídico nos lanza "España es patria, gracias a la intercesión de María, en sus inagotables advocaciones, y al amor con que nuestra madre humana nos educó como hijos de la Iglesia".

Declaraciones de Carlos Dimar
Clicar encima para ampliar
Entre tanto, un prestigioso exmagistrado del Tribunal Supremo como es José Antonio Martín Pallín, ha subrayado: “La referencia a la Iglesia católica fue una deferencia por razones históricas, pero la Constitución establece un Estado laico con todas las consecuencias", añadiendo "El espíritu es muy claro". ¡Menos mal que está claro!, nos atrevemos a decir. Quien sí tiene claro que representan las devotas declaraciones del presidente del alto tribunal es Miguel Ángel Presno, constitucionalista de la Universidad de Oviedo, el cual ha dicho: “En cualquier país normalizado, las palabras de Dívar deberían ser motivo de dimisión porque compromete seriamente la imagen institucional del Estado".

En la cuneta queda el tan aireado proyecto de ley de Libertad Religiosa, para gozo del nacionalcatolicismo, que en algún momento de nuestras vidas pareció finiquitado y “sin embargo se mueve”, tal como nos ha recordado Oriol Illa, director de la Fundación Ferrer i Guàrdia: "Esta debía ser la legislatura del avance hacia un Estado laico de verdad, que superara la anomalía de los privilegios de la Iglesia católica, y nos encontramos con un retroceso brutal". También a nosotros así nos lo parece.

Por lo menos nos podemos deleitar con las últimas declaraciones –en una entrevista a EuroXpress- de Juan Jose Tamayo. Teólogo, catedrático de esa materia de la Universidad Carlos III de Madrid, fundador de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII y vinculado a la llamada Teología de la Liberación que nos han parecido más que interesantes, especialmente viniendo de un buen creyente como él, con el que compartimos una visión laicista de la sociedad. Con naturalidad y sin exabruptos. 

  Entrevista a Juan José Tamayo

El próximo jueves llegará el Papa a Madrid. Es la tercera vez que Benedicto XVI visita España. Madrid está echando la casa por la ventana. Entre otras cosas, un macroescenario en el aeródromo de Cuatro Vientos, un Vía Crucis en el Paseo de Recoletos una de las arterias principales de la capital, una Feria Vocacional en el Parque del Retiro con casi 80 casetas y 200 confesionarios fabricados expresamente para la ocasión. Y algo que nunca había sucedido, desde este martes y durante siete días se cierra al tráfico gran parte del centro de Madrid. De la visita del Papa y de su repercusión hemos hablado con Juan José Tamayo director de la cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid y autor de numerosos libros.

euroXpress.- ¿Por qué cree usted que esta visita papal está provocando más polémica que otras anteriores?

Juan José Tamayo.- Es muy difícil entender que menos de nueve meses después de haber venido a Santiago de Compostela y luego a Barcelona, el Papa retorne de nuevo a España. Resulta un poco extraño. Y yo creo que la razón es porque él sigue pensando que España es la reserva espiritual de Occidente y aquí tiene un buen caladero, al poder recuperar la herencia religiosa que considera que el Vaticano ha perdido en Occidente.

eXp.- ¿Le parece que algunas políticas del gobierno español que se han alejado de los principios del Vaticano han podido influir en que el Papa tenga un especial interés en España?

J.J.T.- Es un problema de reconquista. El Papa no puede permitir que, siendo España un país de tradición católica, incluso nacional-católica, durante los últimos 25 o 30 años de la transición democrática, el catolicismo haya ido perdiendo protagonismo y se haya ido instalando en el país, desde el punto de vista político, la no confesionalidad; y desde el punto de vista social, el proceso de secularización, que es mucho más acusado en nuestro país que en otros lugares. Eso el Papa, tan confesional como es, no lo puede entender, y por eso utiliza todos los medios a su alcance para conseguir reorientar el futuro de España por el camino del catolicismo y por las raíces cristianas que siempre la han caracterizado.

eXp.- ¿Usted se atrevería a decir que celebrar una Jornada Mundial de la Juventud es algo malo?

J.J.T.- No, no es ni bueno ni malo. Yo creo que es algo totalmente extemporáneo. Las condiciones en que se va a celebrar esta Jornada, con esa parafernalia, con esa capacidad de convocatoria, No creo que esos actos en espacios públicos de Madrid estén en sintonía con la cultura secularizada y con el Estado aconfesional en que vivimos con esos actos multitudinarios, me parece que responden a otra etapa de la Historia. No creo que esos actos en espacios públicos de Madrid estén en sintonía con la cultura secularizada y con el Estado aconfesional en que vivimos. Esto más bien tiene todo el tufo de la cristiandad de los años 60, es decir, se trata de una visita no contemporánea, que responde, por la forma de organizarla, a décadas muy lejanas en la historia de España.

eXp.- ¿El hecho de que el cardenal Ratzinger sea el Papa actual añade elementos en contra de la visita para algunos colectivos?

J.J.T.- Yo pienso que hay una diferencia importante. Esta visita tiene unas condiciones de plausibilidad por parte de las administraciones públicas que son, a mi modo de ver, totalmente escandalosas e impropias del Estado no confesional y la sociedad secular en que nos encontramos. No es frecuente encontrarse con que la visita de un líder religioso, como el Dalai Lama o un dirigente del hinduismo, protestantismo o del Islam, cuente con estas condiciones de plausibilidad por las administraciones. El Ayuntamiento pone al servicio del Papa beneficios sanitarios, educativos o urbanísticos; y la comunidad de Madrid, un despliegue de privilegios para los peregrinos relacionados con la reducción de precios del transporte, además del propio Estado que da todo el apoyo y legitimación.

eXp.- Las administraciones argumentan que se han dado privilegios similares ante otros acontecimientos multitudinarios y se han citado la Champions o la fiesta del Orgullo Gay

J.J.T.- Mezclar un fenómeno religioso con un fenómeno futbolístico o sociocultural me parece que es mezclar churras con merinas. No podemos situar la experiencia interior de personas creyentes al mismo nivel que movilizaciones populares que concitan interés en la ciudadanía y proyectan una serie de apoyos y adhesiones. Con todos los respetos, creo que esa comparación es discutible. La religión no puede, para su desarrollo y avance, reclamar los apoyos institucionales que reclaman otros fenómenos sociales que están en su perfecto derecho para hacerlo.

eXp.- Para el Estado la visita es un evento de interés especial

J.J.T.- La visita tiene además apoyos de la empresa privada y eso me parece que es el mayor escándalo. De una parte está la alianza entre el trono y el altar y, de otra, la alianza entre el poder religioso y el poder económico. Si además a eso se añade que las empresas que apoyan la visita tienen privilegios fiscales y desgravaciones, me parece el cúmulo de todos los despropósitos y de la pérdida de credibilidad que puede tener lo católico en esta sociedad.

eXp.- Sin embargo, desde la organización, se dice que la visita genera beneficios económicos

J.J.T.- ¿Pero la religión está ahora para generar beneficios económicos o para reforzar el espíritu solidario de los creyentes? Se dice que el pueblo se vuelca y, por tanto, por qué vamos a reprimir el sentimiento del pueblo hacia estas visitas, pero se podía también buscar que el pueblo se volcara en otro tipo de actitudes y comportamientos solidarios. Me parece que estos argumentos son tan falaces que se desmontan por sí mismos y yo, como intelectual crítico desde la propia religión, tengo que desmontarlos. La pedagogía política, ética o religiosa podría orientar los sentimientos del pueblo hacia manifestaciones de solidaridad, de compasión o de compromiso.

Yo respeto que el Papa venga a España, pero por qué en vez de encontrarse con seminaristas, religiosas o cardenales no se reúne por ejemplo, con los indignados, con la iglesia de base, con los inmigrantes, con los jóvenes en paro. Eso lógicamente también supondría una pedagogía para que la ciudadanía se orientara hacia un compromiso con los más débiles. No es que yo esté en contra de la visita del Papa, es que creo que, con esta forma de organizar la visita, se están manipulando los sentimientos populares.
eXp.- ¿Este tipo de acontecimientos cree que son un instrumento mediático de proyección papal?

J.J.T.- Si ése es el objetivo, las consecuencias son bien diferentes, porque cada vez que se produce este tipo de actos masivos en torno al Papa, lo que sucede es que todo se queda en humo y en fuegos de artificio. Generalmente, no solo no queda nada, sino que las consecuencias son más bien negativas. Son acontecimientos que no fomentan la fe, son fenómenos que no ayudan a la valoración de la religión y además tienen el efecto contrario, porque con este tipo de manifestaciones espectaculares del catolicismo popular o papal lo que se fomenta es la papolatría, pero de manera muy coyuntural, en unos días muy determinados; incluso lo que sucede es que se incrementa más la desafección hacia la iglesia católica, avanzan los casos de apostasía, es decir, que detrás de todos estos actos no se aprecia ni defensa de los más débiles ni de los pobres, ni lucha por la justicia, ni se fomenta la solidaridad, sino más bien, la parte más espectacular, más llamativa y más representativa de la religión, pero yo creo que esto queda en agua de borrajas.

eXp.- ¿España es un caso especial ante las visitas papales u ocurre lo mismo en el resto de Europa?

J.J.T.- No estoy al tanto de las condiciones en que se desarrollan las visitas del Papa a otros países europeos, por tanto, no puedo establecer un punto de comparación. Pero sí le puedo decir que nuestra historia nacional-católica de tantos siglos nos hace desconfiar de este tipo de visitas porque consideramos que lo que pretenden es restaurar una historia del pasado que no puede repetirse. Por eso, a mí me parece que este tipo de visitas buscan la restauración de la vieja cristiandad y eso es imposible, sobre todo, aquí en España, donde el proceso de secularización ha sido tan rápido, tan profundo y tan positivo, porque creo que es uno de los países del mundo que de manera más rápida se ha liberado de la influencia negativa de la religión y ha conseguido liberar conciencias ciudadanas, sentido crítico y, siguiendo una ética cívica y laica, se rige por el principio de la conciencia y el principio de los derechos humanos y que no necesita otra serie de apoyos en la religión.

eXp.- Se supone que Europa está viviendo un proceso de progresivo laicismo. ¿Lo considera positivo?

J.J.T.- A mí me parece que todas las transiciones hacia la laicidad son positivas. Soy escéptico sobre que eso se esté produciendo en Europa y más bien creo que no, a la vista de lo que está sucediendo, por ejemplo, en Francia o en Inglaterra o en España, donde el principio de laicidad no es precisamente el que rige hoy las relaciones de los Estados con las religiones, sino más bien, estamos en procesos de neoconfesionalización y eso me parece que es enormemente negativo. Creo que el laicismo es el marco político y jurídico más adecuado para que se respete la libertad de conciencia y la libertad religiosa y para que se dé la igualdad de todas las creencias ante la ley. Lo que más me preocupa es que la influencia de las religiones en las sociedades occidentales y, en concreto, en el espacio europeo, es una influencia no de sus mejores tradiciones, sino de las tradiciones más negativas, es decir,que hoy la presencia de las religiones en la sociedad se manifiesta a través del fundamentalismo y no a través de la praxis liberadora o de la praxis del amor como creo que correspondería al núcleo fundamental de las religiones.

7 comentarios:

  1. Buen post y magnificas palabras las de Tamayo. Este Hombre nunca defrauda, y lo digo como agnóstico y laicista que respeta a las personas buenas y razonables aunque no piensen como uno.

    Pena me da ver a todos esos "kikos" con sus "verdades" absolutas como corren a oír las "infalibilidades" del sr. Ratzinger, antiguo perseguidor de "herejes" de la Teologia de la Liberacion. ¡Que lejos elVaticano II! ¡Que lejos la Ilustración!

    Mientras revientan millones de euros, en el Cuerno de África revientan cada día cientos de seres humanos. ¡Que poco cristianismo!

    Gracias MASÓN APRENDIZ, por recordarnos que el laicismo "Con naturalidad y sin exabruptos" es uno nuestros deberes irrenunciable como Masones.

    Philip M:.M:.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Tamayo:

    Le guste o no, los heshos de la JMJ se han producido actualmente, por lo que de extemporáneos no tienen nada, pese a lo que usted hubiese deseado.
    Sus apreciaciones, por muy respetables que sean, no dejan de ser una opinión personal que seguro comparten algunos amigos suyos, pero como usted reconce (la evidencia de los hechos le obligan a ello), el pueblo se ha volcado con el Papa y no con aquellos que han pretendido reventar su visita.
    Creo que deberían usted y algunos otros resignarse a la realidad y bajar de ese mundo imaginario que pretenden vender.
    Las rices de nuestra cultura, para bien o para mal, son cristinas, y no islámicas, judías, etc. Los pilares de Europa y los valores que han calado en su historia son cristianos.

    Godofredo

    ResponderEliminar
  3. A que negarlo, las raíces europeas son cristianas (en sus múltiples confesiones), pero la mayoría de la población es agnóstica, y tendremos que aprender a convivir sin privilegios para ninguna religión.

    El estado es aconfesional, le guste o no a Godofredo y se está incumpliendo la norma constitucional. Después de tanta pompa dudo de que haya más practicantes, lo cual no me molesta en absoluto, siempre que me dejen tranquilo y no me obliguen a practicar algo en lo que no creo.



    Nero

    ResponderEliminar
  4. “Hay que admitir que la libertad religiosa debe su origen no a las iglesias, no a los teólogos, y ni siquiera al derecho natural cristiano, sino al Estado moderno, a los juristas y al derecho racional mundano, en una palabra, al mundo laico” (Juan XXIII, Papa)

    ResponderEliminar
  5. http://youtu.be/eBW1bcu6OLo

    Os recomiendo ver este vídeo.

    Botafumiero

    ResponderEliminar
  6. Para ser más exactos, la libertad religiosa debe su origen al ser humano. Todo lo demás parte del ser humano, es producto del ser humano y de su vivencia íntima.
    Lo que ha ocurrido en la JMJ es producto de los seres humanos que así lo han querido, en base a un ideal que libremente han abrazado. ¿Acaso esto no se incluye en la libertad religiosa? ¿O pretende usted decir que es producto de la "esclavitud del siglo XXI"?
    Godofredo

    ResponderEliminar
  7. Godofredo:

    Por supuesto la libertad religiosa es que las personas que creen en una religión la practiquen libremente y los que no creen en ninguna no la practiquen, también libremente.

    De todas formas todo y que los estados aconfesionales o laicos han sido producto del ser humano,las palabras de Juan XXIII hablan por si mismas. Agradezco a quien las haya puesto su recuerdo. "... la libertad religiosa... se debe al mundo laico"

    Sigo teniendo estupendos amigos pertenecientes a comunidades cristianas de base, con los que siempre me ha unido nuestra preocupación por los pobres y marginados del Tercer Mundo y de este. Ninguno de ellos, por cierto, ha asistido a los actos de Madrid.Ellos sabrán por qué.

    Nero

    ResponderEliminar

NORMAS DE USO EN LOS COMENTARIOS

Los comentarios están abiertos a todo los lectores, no tienen moderación previa. No obstante en el caso de "anónimos" es aconsejable utilizar un seudónimo identificativo con fin de facilitar el diálogo y las respuestas personalizadas entre usuarios.

No se permite el uso de descalificaciones, insultos o improperios contra personas o instituciones. De producirse, EL MASÓN APRENDIZ se reserva el derecho a eliminarlos y, en su caso, dar razón del hecho.

EL MASÓN APRENDIZ busca con ello facilitar el contraste de puntos de vista diversos con el fin del enriquecimiento mutuo, sin ánimo de imponer opinión, posición o conclusión. Tal como acostumbramos a hacer los masones en nuestras Tenidas.

EL MASÓN APRENDIZ pretende hacer accesible las formas masónicas a todos sus lectores, sean o no masones.

Gracias por visitarnos.

Related Posts with Thumbnails