23 julio 2011

La mala memoria del holocausto español

Metidos en plena temporada de verano, muchos ya de vacaciones y otros a punto de marchar  –los que las pueden hacer, con la profunda crisis de terribles consecuencias en que estamos inmersos- no nos apetecía demasiado recordar que hace 75 años el día 18 de este mes, un nutrido grupo de militares, apoyados por los sectores más ultraconservadores de la sociedad española se levantó en armas contra el gobierno legítimo de la II República, si no fuera porque la mayoría de los miembros de las Cortes españolas se han negado otra vez a condenar de forma contundente y definitiva la dictadura franquista. Cuesta digerirlo cuando ayer mismo nos llegaba la noticia que Alemania ha acabado incinerando los restos, y tirándolos al mar, de Rudolf Hess conocido dirigente del régimen nazi, muerto en la prisión de Spandau a los 93 años en agosto de 1987 –se colgó- mientras cumplía la cadena perpetua a que lo había condenado el Tribunal de Nuremberg, para que los grupos neo-nazis no fueran en procesión a su tumba, que será retirada. En fin, hay comparaciones que resultan sino odiosas, muy molestas.  

Pero no era por eso que queríamos escribir este post, que ha acabado empezando como no esperábamos, tal vez como no queríamos, quizás empujados por la perplejidad coincidente de ambas noticias. En realidad os queríamos presentar un libro –que a pesar de referirse al tema del que os hablábamos al principio- aportará más luz a los lectores aficionados a aquel triste período de nuestra historia. Se trata de “El holocausto español. Odio y exterminio durante la Guerra Civil y después” de prestigioso historiador y hispanista inglés Paul Preston. En su libro Preston relata las atrocidades de la violencia institucionalizada en la zona rebelde. La represión de los militares insurrectos –desde Queipo de Llano en el sur a Mola en el norte peninsular- fue una operación absoluta y meticulosamente planeada para “eliminar sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros”. Ante esta violencia, ciertos elementos del bando republicano, conocedores por las noticias que traían los refugiados de las atrocidades de los militares y los fascistas, intensificaron la represión, especialmente en Madrid y Barcelona, contra ricos, banqueros, industriales, terratenientes, militares y, a menudo con especial crueldad, contra el clero.

En definitiva, se trata de un estudio muy documentado de la manera en que se cometieron las atrocidades desde cada bando y las diferencias fundamentales que existieron entre las dos represiones, la republicana y la franquista.

2 comentarios:

  1. El presente artículo es uno de tantos, necesarios, para recordar los aspectos más crueles de nuestra historia como pueblo y como país.
    Hay que añadir que fue el pueblo llano quien sufrió las atrocidades de los cobardes armados. Un pueblo inseguro de su futuro, un pueblo poco o nada preparado intelectualmente, pero un pueblo, al que aún no se le ha rendido el debido homenaje, por su valentía y dignidad. Millones de familias quedaron rotas. Millones de compatriotas quedaron desamparados, humillados, obligados a emigrar, a romper con sus raíces, con su cultura. Y, otros que para salvar la vida se enterraron en zulos. Una vida de entierro en sus propios hogares, el último recurso para vivir con dignidad.
    A este pueblo, los golpistas, le quitaron la dignidad, y aun no se han realizado las acciones convenientes para devolver a los afectados, victimas y familias la dignidad robada.

    ResponderEliminar
  2. El verdadero nombre de lo que solemos llamar Dictadura Franquista no es ese sinò el de TERRORISMO FRANQUISTA o TERRORISMO FASCISTA que tanto monta !! .

    Y todos sabemos de sobra que religiòn apoyò a ese TERRORISMO FRANQISTA,iniciado por los militares SEDICIOSOS que se levantaron en armas contra un gobierno elegido por votaciòn popular .

    no debemos decir Dictadura Franquista sinò :

    ¡¡¡ TERRORISMO FRANQUISTA !!!

    Esta es la verdadera forma de definirlo

    CHEMA LOPEZ

    LA CORUÑA

    ResponderEliminar

NORMAS DE USO EN LOS COMENTARIOS

Los comentarios están abiertos a todo los lectores, no tienen moderación previa. No obstante en el caso de "anónimos" es aconsejable utilizar un seudónimo identificativo con fin de facilitar el diálogo y las respuestas personalizadas entre usuarios.

No se permite el uso de descalificaciones, insultos o improperios contra personas o instituciones. De producirse, EL MASÓN APRENDIZ se reserva el derecho a eliminarlos y, en su caso, dar razón del hecho.

EL MASÓN APRENDIZ busca con ello facilitar el contraste de puntos de vista diversos con el fin del enriquecimiento mutuo, sin ánimo de imponer opinión, posición o conclusión. Tal como acostumbramos a hacer los masones en nuestras Tenidas.

EL MASÓN APRENDIZ pretende hacer accesible las formas masónicas a todos sus lectores, sean o no masones.

Gracias por visitarnos.

Related Posts with Thumbnails