08 enero 2011

Intelectual y Masonería

El escritor busca en la logia la experiencia
que predica la teoría masónica
El imaginario cultural de la Masonería

Por Ricardo Serna

Hablar del concepto de imaginario cultural supone aceptar con benevolencia, desde un principio, que con esa terminología tan actual como imprecisa nos estamos refiriendo a todo lo que conforma la particular estructura esencial e identificativa de un conjunto social –de la Francmasonería, en este caso–, que a su vez es capaz de diferenciarlo de otros grupos distintos, concediéndole de paso un grado cierto y admitido de originalidad. El término cultura, por su parte, sabemos que hace referencia a la suma de elementos, conocimientos y costumbres que configuran el desarrollo de un grupo humano. De ahí que podamos afirmar que la Masonería tiene un potente y firme imaginario cultural.

Formando parte de este imaginario, estarían todos los elementos que la Masonería de hoy ha pretendido tomar como herencia de tiempos pasados: alegorías y símbolos, lenguajes encriptados (escritos o gestuales), signos, rituales de iniciación en la logia, docencia interna y una ética del ser y del estar. A veces, en ese digno afán por mantener las tradiciones, la asunción de alguna de ellas hace que los proyectos de actualización de la Orden caigan en crisis o realimenten polémicas dañinas para la imagen de la institución, pero es verdad que los legados de la historia conviene tenerlos en cuenta siempre. Sobre todo para no alejarse demasiado de las esencias.

Dentro del susodicho imaginario, hay dos cosas de importancia que no podemos dejar de mencionar: la pedagogía interna, por un lado, y el amor por la cultura. Ambas cosas se le suponen a la Masonería como irrenunciables componentes de su tradición y costumbres, y en teoría deberían conseguir la paulatina formación del individuo y un progreso en su grado de mejora integral como ser humano.

Es evidente que la Masonería histórica moderna y contemporánea, es decir, la de los siglos XIX y XX, ha tenido la cultura en los más altos y visibles anaqueles de su escaparate social. Cualquiera que conozca mínimamente la historia de la Francmasonería, sabrá que han sido muchos los intelectuales que han formado parte de sus filas a lo largo de estos tres últimos siglos. Llama la atención, sobre todo, los numerosos escritores que han vivido los ideales masónicos desde el interior de las logias; algunos de ellos, por cierto, primerísimas figuras de la creación literaria, incluso premios Nobel.

Fueron iniciados francmasones personajes tan apasionantes y valiosos como Lessing, Goethe, Schlegel, Alfieri, Jonathan Swift, James Thomson, De Amicis, Walter Scott, Rudyard Kipling, Tagore, Alexander Pope, Eugène Sue, Carlo Goldoni, Tolstoi, Oscar Wilde, Salvatore Quasimodo, Victor Hugo, Carducci, Arthur Conan Doyle, Sthendal, Charles de Coster, Gabriel d’Annunzio, José Martí, Carmen de Burgos, Blasco Ibáñez, Clara Campoamor, Tomas Mann, y un largo etcétera.

No fueron masones, en cambio, algunos de los intelectuales y escritores que aparecen fichados como tales en listados de masones ilustres que publican de cuando en cuando algunas obediencias o logias, tanto en soporte de libros como en sitios de Internet. No fueron masones Samaniego, ni el Duque de Rivas, ni Espronceda, ni Mariano José de Larra; tampoco lo fue Fernández Flórez, Echegaray, Baroja, Juan Ramón Jiménez, Pérez Galdós, ni José Ortega y Gasset. Ni siquiera está probado en absoluto que lo fuese Antonio Machado; de hecho, que sepamos, no hay ninguna prueba documental que lo atestigüe o refrende.

Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930).
El escritor británico fue el creador
de Sherlock Holmes, su más
célebre personaje literario. 
Leyendo los nombres de los escritores masones, enseguida se comprende que estos personajes han sido, son y serán autores universales de relumbre excepcional. Por esta misma razón, habría que repasar con más cuidado esas referidas listas de masones ilustres, cuya credibilidad queda un tanto en entredicho. A la Masonería le sobra y le basta con los escritores que han pasado realmente por las logias, y no le hace falta añadir nombres con imprecisión en su particular olimpo literario.

Algo tendrá el agua cuando la bendicen. La Francmasonería posee un atractivo innegable para los intelectuales que llegan a conocer sus presupuestos teóricos. Esos ideales –naturalmente integrados en el imaginario cultural de la Orden–, están compartidos en principio por muchos seres humanos adecuadamente formados y educados; y son los mismos que impelen al escritor, buscador impenitente, a penetrar en los misterios de la Orden. Ésta, pues, ha de ser consciente de que el intelectual, el creador, busca en la Masonería lo que ya conoce previamente por libros y lecturas. El escritor pretende indagar en la práctica ritual para comprobar la veracidad de la teoría. Y anhela ser testigo activo de que la libertad, la igualdad y la fraternidad funcionan efectivamente en los talleres masónicos y no se reducen a hermosas y emblemáticas palabras ancladas en la revolución de 1789.

El escritor busca la logia y le tiene querencia porque ésta representa –se supone– una experiencia diferente y única, un sagrado mundo aparte, un templo limpio de miserias y egoísmos, un lugar donde honrar la cultura con libertad y en el que aún parece posible la predicada utopía del respeto y la fraternidad. Si no lo creyese así de buena fe, el intelectual no se acercaría nunca con el mismo interés a los umbrales de esta controvertida y peculiar institución.


3 comentarios:

  1. Creo que en esta frase se acumulan expectativas excesivas, que pueden fácilmente concluir en frustración: "El escritor busca la logia y le tiene querencia porque ésta representa –se supone– una experiencia diferente y única, un sagrado mundo aparte, un templo limpio de miserias y egoísmos, un lugar donde honrar la cultura con libertad y en el que aún parece posible la predicada utopía del respeto y la fraternidad."

    Creo que en el ritual del tercer grado, a través de la narración de la leyenda de Hiram se nos prepara para una filantropía más realista, menos ingenua, pero no por eso menos sincera, sino más consciente del lado oscuro del corazón humano, si no fuera así no estaríamos hablando de seres humanos sino de ángeles.

    Javier Otaola

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, en el grado de Aprendiz –tengamos la edad real que tengamos- estamos en un estado de recepción permanente y, tal vez, poco preparados para intuir aspectos negativos.

    Con el paso del tiempo también te vas deshaciendo de esas esquirlas y cuando llegas al tercer grado, la narración de la leyenda de Hiram nos ayuda a situarnos en el punto de en medio y a ver nuestra realidad y la de los que nos rodean de una forma más objetiva, en una aceptación de nuestras imperfecciones aunque sigamos combatiéndolas.

    Jordi Martí

    ResponderEliminar
  3. Mónica Pujol Castro1/09/2011 10:29:00 a. m.

    Gracias por el apunte

    ResponderEliminar

NORMAS DE USO EN LOS COMENTARIOS

Los comentarios están abiertos a todo los lectores, no tienen moderación previa. No obstante en el caso de "anónimos" es aconsejable utilizar un seudónimo identificativo con fin de facilitar el diálogo y las respuestas personalizadas entre usuarios.

No se permite el uso de descalificaciones, insultos o improperios contra personas o instituciones. De producirse, EL MASÓN APRENDIZ se reserva el derecho a eliminarlos y, en su caso, dar razón del hecho.

EL MASÓN APRENDIZ busca con ello facilitar el contraste de puntos de vista diversos con el fin del enriquecimiento mutuo, sin ánimo de imponer opinión, posición o conclusión. Tal como acostumbramos a hacer los masones en nuestras Tenidas.

EL MASÓN APRENDIZ pretende hacer accesible las formas masónicas a todos sus lectores, sean o no masones.

Gracias por visitarnos.

Related Posts with Thumbnails