17 agosto 2010

El masón que murió en A Coruña


Una revista de 1936 recuerda la historia del jefe policial republicano en Valencia

Pablo Ferri - Valencia - 16/08/2010

Corría el mes de abril de 1936 y España se tapaba la nariz para evitar el hedor de un golpe militar inminente. El débil Gobierno republicano comandado por Manuel Azaña desde febrero solo podía confiar en los más fieles para desactivar los primeros focos de una guerra civil que estallaría tres meses más tarde. En A Coruña, gran cantidad de militares contrarios al régimen ya ensayaban la insurgencia, por lo que Azaña decidió mandar a un hombre leal para controlar la situación; un soldado labrado en la guerra de Marruecos y ampliamente condecorado por el Estado. Se llamaba Gonzalo Tejero Langarita, jefe de la Guardia Municipal de Valencia y masón de cuarto grado. Su historia se conoce ahora gracias a un boletín de la Guardia Municipal de diciembre de 1936, rescatado de una subasta por Matías Alonso, de la fundación Societat i Progrés.

"Tejero nace en Zaragoza en 1893 y cuando tiene la edad necesaria se mete en la academia militar", relata el historiador Vicent Sampedro. "En 1916 le mandan a la guerra de Marruecos y a la vuelta, tras unos años, le destinan a Alcoi. Allí ocurren dos cosas que marcan su vida: le conceden la Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo y se inicia en la masonería". La condecoración le otorga un prestigio militar que ya no perderá, y en cuanto a su nueva afición, en la logia Patria Nueva, se convertirá en su forma de vida.

"Durante la República había unos 5.000 masones en España", cuenta Sanpedro, "no eran muchos, pero la crema y nata del republicanismo pertenecía a una logia u otra; en torno a un tercio de los 500 diputados de las cortes de 1931 eran masones". Este especialista en estudios de masonería valenciana lleva años detrás de la figura de Tejero. De hecho, ya escribió un libro en que trataba tangencialmente su figura, La maçoneria valenciana i les llotges accidentals durant la Guerra Civil.

El militar republicano escala rápidamente la jerarquía masónica. En 1933, dos años después de que el Gobierno de la República lo mande a Valencia de subjefe de la Guardia Municipal, accede a la denominación de Venerable Maestro de la logia. Es un gran ascenso, pues además alcanza el cuarto grado de masón y accede al Capítulo de Caballeros Rosacruces, un ente superior reservado a los privilegiados. Tan solo dos años más tarde, en 1935, formará parte del Consejo Permanente de la Gran Logia Simbólica de Levante, de enorme prestigio.

"En el año 1936 ya estaba bastante claro que iba a haber un golpe militar en España", explica Sanpedro. El Frente Popular había ganado las elecciones de febrero, pero Azaña apenas podía esquivar la tormenta prebélica. En abril, el presidente del Consejo de Ministros manda una compañía de guardas urbanos comandada por Tejero a A Coruña, a mantener el orden en las calles amenazado por los golpistas. Pocas semanas después, el general Francisco Franco se alza en rebelión con sus tropas y Tejero y sus hombres, sorprendidos en A Coruña, se lanzan a defender el Gobierno Civil de la ciudad. Seis días más tarde, el 25 de julio de 1936, muere fusilado tras gritar a sus captores: "Ahora, fuego". El comandante Quesada y el joven gobernador Francisco Pérez Carballo corren la misma suerte. A la mujer de este último, embarazada, la violarán y matarán los nacionales pocas semanas después. Se cumplen ahora 74 años de su muerte, las primeras víctimas de la Guerra Civil.

Fuente: EL PAÍS

1 comentario:

  1. Memoria, Justicia, Reparación.
    Gracias por el artículo y la información que como siempre, comparto.Un fraternal abrazo.

    ResponderEliminar

NORMAS DE USO EN LOS COMENTARIOS

Los comentarios están abiertos a todo los lectores, no tienen moderación previa. No obstante en el caso de "anónimos" es aconsejable utilizar un seudónimo identificativo con fin de facilitar el diálogo y las respuestas personalizadas entre usuarios.

No se permite el uso de descalificaciones, insultos o improperios contra personas o instituciones. De producirse, EL MASÓN APRENDIZ se reserva el derecho a eliminarlos y, en su caso, dar razón del hecho.

EL MASÓN APRENDIZ busca con ello facilitar el contraste de puntos de vista diversos con el fin del enriquecimiento mutuo, sin ánimo de imponer opinión, posición o conclusión. Tal como acostumbramos a hacer los masones en nuestras Tenidas.

EL MASÓN APRENDIZ pretende hacer accesible las formas masónicas a todos sus lectores, sean o no masones.

Gracias por visitarnos.

Related Posts with Thumbnails